lunes, 22 de febrero de 2010

Brian y Eléctrica

Este es el resultado de una tarde de fayuelos y sidra achampanada, con cuatro trapillos conseguimos estos disfraces. Es la esencia del carnaval, aunque en Oviedo se pase de fecha...

2 comentarios:

Santiago Bertault dijo...

Muy logrados los disfraces.
¿El tupé es de verdad o pelucón?
Saludos

Lucía Falcón dijo...

el tupe de verdad. Truco: cepillo y laca, mucha laca...